EMBESTIDA AL TEJIDO PRODUCTIVO NACIONAL

El Comité Provincial de la Unión Cívica Radical de Entre Ríos, ante la sorpresiva medida del Gobierno Nacional, tomando nuevamente la fracasada decisión de prohibir la exportación de carne vacuna, con el aporte de la Comisión de Producción, manifiesta:

 

Esta medida, aún cuando se anuncia que solo sería por 30 días, todos sabemos que ello no lo será. Así se comenzó en más de una oportunidad con decisiones gubernamentales, que serían transitorias y terminaron no solo extendiéndose en el tiempo, sino profundizando la crisis. En definitiva, destruyendo la producción, el trabajo genuino y como corolario: sumergiendo a más argentinos en la pobreza, la miseria y la marginalidad.

Estas recetas ya las conocemos y sus consecuencias afectarán a los pequeños y medianos productores. Hay en el país 320.000 unidades ganaderas, el 43 % de estos productores tienen menos de 100 cabezas y, el 23 % con menos de 250 cabezas o sea que estamos hablando de 220.000 ganaderos, que son el 66% de los productores, que no reciben ningún apoyo del estado y muchos de estos, ante esta medida, sin dudas desaparecerán.

En el año 2006, con la misma disposición tomada, la exportación de carne vacuna se redujo en 620.000 toneladas. Lo que implicó el cierre de 157 frigoríficos,  la pérdida de 17.000 puestos de trabajo, y como si no fuera suficiente, el stock ganadero disminuyo en 12.000.000 de cabezas, en su mayoría vientres, que nunca se pudieron recuperar. Más de 12.000 productores ganaderos desaparecieron, con todo lo que ello implicó.

Es hora de tomar conciencia, no seamos ingenuos. No es un mero ataque al productor solamente, sino esencialmente al consumidor. Es mentira que el ganadero es el responsable por aumento de la carne y consecuentemente responsable de la inflación, la carne aumenta por la terrible presión fiscal producida por el mismo Estado. Además, la producción ganadera es todo un proceso, que involucra un ciclo productivo y reproductivo, cuando se lo interrumpe, es muy difícil recomponerlo, con lo cual surgirá rápidamente en el mediano plazo el faltante del producto, la carne en las góndolas y en consecuencia el aumento de precios.

El control de precios, prohibiendo la exportación, está demostrado que nunca fue efectivo y solo produjo un efecto inverso al deseado. Fue un dique que la presión del tiempo rompió y dejó peores consecuencias, como es mayor pobreza en la sociedad en su conjunto.

Estamos convencido que no es el camino. La Argentina no podrá salir de su estancamiento y pobreza, si desde el gobierno no se entiende que ello nunca se podrá lograr actuando contra el sector de la producción genuina. El cierre de la exportación de carne vacuna es desconocer una vez más la realidad y efectividad de la producción rural en general, y ganadera en particular.

No hay dudas que esta inconsulta decisión se adopta en el contexto de una turbulenta situación originada, donde se pretende una modificación sustancial en el Ministerio Público Fiscal, con un solo objetivo: Lograr la impunidad de aquellos que, al amparo de la corrupción contra el Estado, se convirtieron en los nuevos ricos de la Argentina, sin conocer lo que es el trabajo genuino, y mucho menos la ética y la moral en el desempeño de los cargos públicos.

Que no le quepan dudas a nadie: Es difícil imaginarse que el productor rural no reaccione frente a semejante decisión. Ahí debemos estar todos, como ya lo hemos hecho en otros momentos de la historia reciente de este País. Los Radicales, siempre estaremos por la defensa de la producción y el trabajo de todos argentinos, porque esa es nuestra esencia y nuestro compromiso.