Ante las desafortunadas declaraciones de Mauricio Macri sobre la figura de Hipólito Yrigoyen desde el Comité Provincial de la Unión Cívica Radical de Entre Ríos – además de reivindicar a este verdadero prócer de la austeridad, la dignidad, la democracia y la república – manifestamos que el difícil momento argentino nos exige abstenernos de profundizar peleas entre la  dirigencia política.

Sufre la Argentina de un gran deterioro y el país no quiere ver más este tipo de disputas pero estamos obligados a pronunciarnos ante un embate por el que ningún radical puede hacer silencio.

El expresidente (2015-2019),  al manifestar sus criticas al gobierno de Hipólito Yrigoyen, confunde populismo con popular. Las expresiones de Macri confunden el gobierno popular de Yrigoyen que marcó el camino de la democracia Argentina, con el populismo que tanto daño hizo y  hace a nuestro sociedad. Tampoco analiza el contexto histórico de las necesidades y la creación de nuevos derechos para la sociedad y los nuevos conglomerados urbanos conformados por inmigrantes de principio de siglo XX.

Yrigoyen, quién desempeñara dos veces la presidencia de la Nación, no fue sino un liberal desde el punto de vista político, quien se planteó como programa político el cumplimiento de la Constitución Nacional,  el pleno respeto a la ley, las libertades públicas, tenía claramente como valor entendido la libertad de prensa y la división de poderes, en particular en lo tocante al Poder Judicial. Además dio a sus gestiones una clara connotación de progreso social y económico.

Yrigoyen fue el presidente que más escuelas habilitó al fundar  más de tres mil,   combatió el analfabetismo,  impulsó la apertura y el acceso de las clases medias y de trabajadores a la universidad, propiciando la democratización por medio de la Reforma Universitaria de 1918. El guardapolvo blanco.  La jornada de ocho horas, el descanso dominical, las primeras leyes de jubilaciones y pensiones.   En lo económico, defendió el patrimonio nacional y los recursos energéticos, fundando Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

Fue un líder popular no populista. Es errónea y arbitraria la comparación de Yrigoyen con otros dirigentes políticos populistas nombrados por Macri incluso con Menem a quien reivindica pero omitió mencionar. 

Al dejar el gobierno Hipólito Yrigoyen,  Argentina se encontraba entre las seis primeras naciones del mundo en cuanto al ingreso por habitante. El producto bruto de nuestro país era del 50 % del de toda América Latina y el doble que el de Brasil. Fue desalojado del poder mediante el golpe de 1930 llevado a cabo por los antiguos sectores antidemocráticos y violentos siempre presentes en la vida de la Nación, los que se reinventan cada tanto, en estas épocas, ornados con ropaje libertario expresando el populismo de derecha.    

Paraná, junio de 2022.

 

COMITÉ PROVINCIAL DE LA UNION CIVICA RADICAL DE ENTRE RIOS